El tema del ahorro pensado como un seguro para la vejez aún no es visto como fundamental.

Una buena parte de los mayores de 60 años confía en que tanto familiares o el Estado les proporcionarán la ayuda necesaria para cubrir sus gastos de vejez.

En la población menor de 60, tan solo el 15 por ciento en Colombia aportan a un fondo privado para su pensión, lo cual es muy bajo. Hay una buena porción de consultados que cree que su futuro será seguir trabajando y que considera que su vejez la solventará con activos no financieros, como inmuebles que pueda arrendar, vehículos de servicio público, un negocio o incluso una finca. Sobre lo que sí parece haber certeza es en que los recursos no serán suficientes para cubrir la totalidad de los gastos de la vejez.

En últimas, los resultados de la encuesta no solo dejan ver los vacíos de formación financiera de los colombianos.